viernes, 22 de julio de 2011

Cómo protegerse de los campos electromagnéticos

Estamos expuestos más que nunca a una invasión de aparatos que realizan emisiones prácticamente sin control.

La cantidad de electrodomésticos y dispositivos informáticos que se comunican entre sí por cables o por ondas de radio (sistemas wifi y bluetooth) crece sin cesar. 

Oficinas, comercios y hogares están abarrotados de aparatos que producen emisiones: cajas registradoras, sistemas de alarma, luminarias fluorescentes o halógenas, fotocopiadoras, escáneres, salidas de aire acondicionado...

En el exterior tampoco se está a salvo. Cada compañía de radiotelefonía ha tendido una red de potentes repetidores para soportar las prestaciones avanzadas de los terminales modernos.

Organizaciones ecologlstas y ciudadanas solicitan sin éxito a las autoridades que se reduzca la potencia de las emisiones de telefonía hasta los 0,1 microwatios por centímetro cuadrado y que la suma de todas las emisiones de alta frecuencia (redes GSM, DCS, UMTS, radio, televisión, antenas de servicios de radio-taxi, policía, transportes, radioaficionados. ..) no sea superior a 10 microvatios por centímetro cuadrado. Los límites actuales están miles de veces por encima.


Qué se puede hacer para protegerse?
Mientras se busca soluciones a este problema, cada uno puede tomar medidas individuales para protegerse de estos campos electromagnéticos.  A continuación algunas ideas:

Reducir al mínimo la cantidad de aparatos eléctricos en el trabajo y en el hogar. Los que son indispensables pero de uso ocasional se pueden mantener alejados de las zonas donde se pasa más tiempo, preferiblemente en una habitación separada (fax, impresoras, fotoco-piadoras...).
  • Apagar el ordenador y la pantalla cuando no se utilicen. Algunas pantallas continúan emitiendo incluso cuando creemos que están apagadas (no hay que dejarlas en stand-by).
  • No utilizar el móvil más que cuando sea absolutamente necesario y hacerlo durante un periodo breve de tiempo. Cuando se habla es conveniente alejar el móvil un par de centímetros de la cabeza. Los niños y los adolescentes, a pesar de lo que se ve por la calle todos los días, debieran utilizarlo sólo en ocasiones extraordinarias.
  • Medir el campo magnético en el puesto de trabajo es una buena medida. Los valores por encima de 0,2 mT (microtesla) son innecesariamente elevados y se deben intentar bajar. El ordenador debe estar dotado de una toma de tierra eficaz para evitar campos eléctricos excesivos a su alrededor.
  • Conviene sustituir la pantalla de rayos catódicos por otra de cristal líquido (LCD), preferiblemente sin iluminación posterior. No están del todo libres de emisiones, pero son más bajas. Además cabe la posibilidad colocar un filtro para reducirlos aún más.
  • En tiendas especializadas existen cortinas y láminas transparentes que no dejan pasar las radiofrecuencias, así como determinadas planchas metálicas que frenan el paso de los campos magnéticos. Estos accesorios se pueden colocar delante de las ventanas o incluso emplearse para forrar las paredes.

2 comentarios:

alejandro dijo...

como me gusta todo lo que veo en el blog! tantas cosas que quería saber... siempre me preguntaba... pero sin saber de soluciones concretas. en mi caso tengo que cuidar mis defensas , y esos medios externos son perjudiciales para eso.muchas gracias!

christian elvis dijo...

hay que cuidarse lo importante es la salud de las personas

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...