sábado, 24 de abril de 2010

Trucos caseros para evitar la humedad en armarios y alacenas


Es común que, debido a este problema, se arruine más de un objeto del hogar. Para evitar disgustos e inconvenientes cotidianos, existen algunas soluciones que se pueden poner en práctica.

"Embolsar" superficies:
Para formar una barrera resistente contra la humedad, se pueden adquirir planchas de poliestireno expandido. Después de tomar las medidas del lugar a cubrir, se forra con este material que tiene la característica de ser aislante. Si se desea, se puede empapelar o pintar encima, ya que posee una textura lisa.

Limpieza a fondo:
Cuando al abrir las puertas del armario o de la alacena, sobreviene olor a humedad o a moho, se deben limpiar las paredes con un trapo sumergido en alcohol. Otra forma efectiva de combatir este olor desagradable, es mezclar agua con unas gotas de lejía y empapar un paño, con el cual se debe frotar toda la superficie comprometida.

Recipientes "absorbentes":
Un truco eficaz para lograr que la humedad desaparezca, consiste en colocar cuencos o recipientes en desuso (se pueden reciclar los de algún producto alimenticio), llenos de sal de mesa o de las sales que se emplean para los baños de inmersión. Colocarlos en un rincón del interior del armario, cajón o alacena. Es importante renovarlos cada dos o tres meses, ya que la sal absorbe la humedad y pierde sus propiedades rápidamente.

Otras ideas:
Colocar dos o tres rodajas de limón o de naranja en un recipiente y ponerlo en un rincón. También, se pueden poner algunos pedazos de carbón vegetal. Todos estos elementos absorben la humedad del lugar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...