sábado, 4 de septiembre de 2010

Consideraciones ecológicas con las secadoras


A veces, el sol y el viento no se ponen de acuerdo para secar la colada como es debido. En otras ocasiones, desde las profundidades de una planta baja en la ciudad ni siquiera hay posibilidad de acceder al sol, aunque luzca. 

La secadora eléctrica es la solución, pero como todos los electrodomésticos,  existen ciertas consideraciones ecológicas para su uso.


Consume el doble de energía que una lavadora, aunque hay que aclarar que entre los distintos modelos de secadoras hay diferencias considerables. Los modelos clasificados como A en la etiqueta oficial de eficiencia energética son los que menos gastan y, por consiguiente, los más recomendables para el hogar. En el caso de las secadoras, no conviene elegir un modelo que esté por debajo de la C porque supone un gasto energético insostenible.

De evacuación o de condensación. Las secadoras se sirven de aire caliente para secar la ropa. Lo toman de la estancia donde están instaladas y lo calientan para pasarlo a la colada. Pero hay dos modos de eliminar la humedad extraída de la ropa, y eso es lo que diferencia una secadora de otra.

Las secadoras de evacuación arrojan el aire húmedo al exterior mediante un tubo que puede estar instalado de forma permanente a través de un hueco en la pared, como el de la campana de la cocina, o bien, puede sacarse por la ventana cuando el electrodoméstico esté en funcionamiento. Cuanto más corto sea este tubo de escape, mejor será el rendimiento del aparato.

En cambio, las secadoras de condensación recogen el agua en una bandeja, con lo que es posible instalarlas en cualquier lugar. Las últimas son bastante más caras y consumen un poco más de energía, aproximadamente 1 kW/h por lavado.

Los sensores electrónicos que llevan incorporados las secadoras actuales hacen que el aparato se apague cuando la ropa está seca. Este mecanismo ahorra energía y ayuda a que la ropa no quede reseca. De todos modos, al igual que las lavadoras, las secadoras también ofrecen varios programas de funcionamiento, como ropa "lista para planchar", "lista para guardar" o "muy seca". Conviene elegir el programa más corto.

No hace falta llegar a los 120 °c, como hacen algunas secadoras que prometen la desinfección total de la ropa. Resulta innecesario desde el punto de vista de la salud.

Las que funcionan con gas natural y evacuación son más económicas que las eléctricas. También existen secadoras que utilizan aire frío. Consumen la mitad y no dañan las prendas delicadas.

1 comentarios:

Soutelana SL dijo...

En lugares donde la tasa de humedad es muy alta, son totalmente recomendables.
en lo referente al consumo, las secadoras de condensación con bomba de calor tienen una buena relación de consumo por lavado

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...